Danza Invisible

¿Un resumen o biografía de la carrera de ‘Danza Invisible’ contado por uno de sus integrantes? – por Javier Ojeda (septiembre 2003)
Interesante, sin duda, a priori. Irrealizable, a posteriori, más teniendo en cuenta lo limitado del tiempo. Lo que ocurre es que ¿cómo va a sintetizar uno los ya 22 años de carrera de la banda en unas páginas? ¡Pero si esto da para un libro (y afirmo, extenso)!
Mejor, de cualquier manera, emplazar al lector curioso a la biografía que aparece en el disco-libro “Grandes éxitos- Un trabajo muy duro” (DRO, 2001), poco prolija pero excelente; o a la más personalizada de Antonio de la Rosa. Mi intento ahora es ofrecer algunas impresiones desordenadas pero poco conocidas por el aficionado, con lo que me imagino que de algo valdrá este ratito que me pego delante del ordenador.
Veamos… ¡Los comienzos! Danza se funda, creo, a mediados del 81, tras la deserción de Ricardo Texidó de Cámara (la otra banda mítica de la nueva ola malagueña). Él había empezado a trabajar en un supermercado cercano al local de ensayo de Adrenalina (la primera banda punk de Torremolinos) donde militaban Manolo Rubio (guitarra) y Chris Navas (bajo). Al poco tiempo Ricardo se hace con el doble papel de cantante y batería y es entonces cuando el ya trío decide rebautizarse como DANZA INVISIBLE. ¿Los motivos del nombre? Ni ellos mismos se acuerdan hoy día; aunque seguro que algo tuvo que ver la moda de los nombres pretenciosos de la época (Spandau Ballet, por ejemplo). Tras algunas actuaciones como trío, entra a los pocos meses Antonio Luis Gil como guitarra solista; creo que influyó su afición a The Police, puesto que él venia de una cuerda musical distinta. Por aquel entonces yo era sólo un amigo de Ricardo, al que conocía de los tiempos de Cámara (y antes, en Sociedad Anónima). Fue él quien insistió para que hiciese una prueba como cantante, ya que deseaba concentrarse en la batería; tras una primera prueba fallida (cantando un tema de Japan) entro en el grupo tras una improvisación que acabaría produciendo la canción “Tu voz” (incluida en el maxi “Sueños”). Tras esta necesaria introducción, paso a obviar los detalles más conocidos de nuestra biografía (el concurso de rock Alcazaba, la primera actuación en el mítico Rock-ola, los primeros contratos discográficos) para centrarme en las impresiones que me ha causado el escuchar nuestros antiguos trabajos:
Sueños (maxi 1982) y Contacto Interior (1983).Primeros tiempos del quinteto. El Lp supuso una decepción con respecto a lo que ofrecíamos en directo, algo que por desgracia, nos ocurrirá en otras ocasiones. La producción de Julián Ruiz domestica el lado más animal de un grupo que por entonces tiene sus mejores bazas en el arrojo y la intensidad. Son estos discos muy de su tiempo, en los que se nota el enorme peso que Ricardo tenía en la banda; ya que no sólo era batería, sino segundo cantante y letrista. ¿Influencias? Simple Minds, claro, pero también David Bowie, Roxy Music, U2, The Cure, Defunkt, Gang of Four, Magazine, Talking Heads….
Maratón (mini Lp 1985) y Música de Contrabando (1986)El mini Lp es el mejor reflejo en estudio del sonido que teníamos en la época. Recuerdo cuánto me sorprendió el observar lo mucho que aprendieron de este disco los Héroes del Silencio (influencia reconocida en la época, por cierto). Comienza a colaborar Rodrigo Rosado como letrista de la mayor parte de las canciones: por aquel entonces sacábamos las melodías en inglés inventado y luego encajábamos el texto en español. “Música de contrabando” fue toda una experiencia; nosotros en Manchester, con el ingeniero que había grabado los discos de nuestros adorados Joy Division, llenos de juventud y ganas de disfrutar. El sonido del álbum no fue muy bueno (demasiado speed), pero sí que están los primeros temas realmente personales del grupo: “Sin aliento” y ”Agua sin sueño” (o cuando una buena música encuentra un texto con el que se complemente).
Directo¡Olé nuestros cojones! Sin ningún puñetero hit nos decidimos a grabar un álbum ¡doble! en directo revisando antiguo material más algunas canciones nuevas… esas cosas que se podían hacer en la España de los 80 y absolutamente impensable hoy en día. Editado a comienzos del 87, el sonido es ciertamente muy perro, pero se trata sin ninguna duda del mejor documento de los Danza Invisible del comienzo, sucio, arrogante, algo pretencioso para algunos, pero ciertamente potente, intenso y ¡atención! claramente novedoso para la época. Ningún grupo de la movida sonaba como nosotros, eso está claro. Por cierto, contra todo pronóstico, fue nuestro disco más vendido hasta esa fecha.
A tu Alzance (1988)Cómo un disco de transición se convierte en el más vendido de sus autores, gracias sobre todo a “Sabor de amor”. Mi mayor recuerdo de esos tiempos son los ensayos matinales en el nuevo local, intentando abrirnos a un nuevo sonido. Desde hacia algún tiempo nuestra paleta de influencias se había abierto a sonidos más clásicos o atemporales, y aunque en algún tema anterior ya se atisbaba (pienso en “El fin del verano”, por ejemplo); la banda intenta buscar paisajes más soleados, más pop en definitiva. Hay aquí influencias de Van Morrison, claro; pero también de Elvis Costello, de los Kinks, Lou Reed, soul antiguo, Los Lobos… por haber hay hasta incipientes pinceladas latinas. Lo dicho, un disco de transición, pero muy fresquito y bien ejecutado; posiblemente también es el primer disco realmente bien cantado del grupo. ¡Qué pena que no existan grabaciones en directo de esta época! Pocas veces el quinteto inicial sonó tan engrasado (nuestro manager tiene una cinta de la época que vale su peso en oro).
Catalina (1990)Inauguramos la década con nuestra mejor producción hasta ese momento, un disco magníficamente trabajado por Manu Guiot y el teclista-arreglista Richie Close, que contribuyeron muchísimo al resultado final. Es un disco ambicioso, conceptual en las letras (de Rodrigo Rosado) y que de alguna manera traza las líneas maestras de Los Danza que conocéis: toques africanos (“Catalina”), reggae-funk a nuestra bola (“Naturaleza muerta”), pop soul fibroso (“En celo”), canción latinoamericana (“La ruina” o “Yolanda” ). ¡Qué pena que este álbum me pillase lejos de mi mejor forma vocal! Hasta hoy en día sufro escuchando este disco. Aparte de este detalle, es un trabajo valiente y en muchos casos, pionero de una forma de encarar el rock latino alejado del estilo de la capital (el de Radio Futura o Los Coyotes, por ejemplo).
Bazar (1991)Demasiado bien quedó para lo poco que curramos en este tiempo. Hace poco DRO (la discográfica) reconocía que en esta época sacaron varios discos apresurados, ya que tuvieron serias dificultades económicas; éste, sin duda, es uno de ellos. Compuesto en apenas mes y medio, fue salvado del naufragio por el trabajo ímprobo de Richie Close, que lamentablemente fallecería poco antes de terminar la grabación.
Aquí, un inciso: es de estos discos en los que hay textos estupendos y melodías aprovechables pero no un buen engarce entre ambos. Me explico: “Diez razones” no es, ni de lejos, la mejor letra de Rodrigo en el álbum, pero si forma la mejor canción. “U.S.A. y tira”, en cambio, con su soberbio texto tristemente actual, sin embargo no termina de despegar con la música que le acompaña.
Por cierto, ¿cómo se hacen las canciones de Danza? En los primeros tiempos eran improvisaciones colectivas en el local, con melodías (en inglés) mías o de Ricardo (o de los dos) a las que se ajustaban posteriormente los textos, a partir de ”Maratón” en un 90% de Rodrigo Rosado. El peso de Antonio Luis Gil como principal proveedor de ideas musicales al grupo se empieza a notar principalmente a partir de “Catalina”, que también marca el comienzo de las primeras canciones en las que busco la melodía vocal a un texto previamente escrito, en un intento, supongo, de contactar con una manera más lógica de hacer temas en español. Es sin embargo “Bazar” el último disco en el que la participación de Ricardo en la composición es importante, ayudado por la premura de tiempo y una cierta desidia del resto. Esa lucha de egos se hará claramente insostenible en las actuaciones de la época y, sobre todo, en el siguiente disco.
Clima Raro (1993)Su título no es en vano, no. Nuestra relación personal con Ricardo se había ido deteriorando a partir del año 1989 y en este disco llegó a su fin. En su momento se dijo que había sido una separación amistosa por diferencias musicales, pero aunque las había, no eran nada comparadas con las personales… esta grabación tuvo momentos que llegaron a ser insoportables. Menos mal que el tiempo cura las heridas y ahora nos llevamos mucho mejor que entonces. Por lo demás, éste es un disco más currado, con temas bonitos como “La estanquera” y “Amor de madre” y un sonido algo más robusto que en el Lp anterior.
-”AL COMPÁS DE LA BANDA” (1995). Le tengo cariño a este disco. A lo mejor no es tan rompedor como el primer “Directo”, pero sí transmite entusiasmo y buen rollo. El grupo demuestra estar bien engrasado tras una larga gira en la que la relación personal, además, se ha normalizado. Fue una manera de dar carpetazo a la segunda etapa del grupo, con mención especial también para los colaboradores de esta etapa: Gino Pavone, Luis Ivars y Vicente Climent; los conciertos de la gira subsiguiente (con paradas en México o Jordania), demoledores.
Por Ahora (1996)Va a gustos, pero éste es de mis favoritos. Todo un desparrame, es como una segunda parte de “Catalina” por lo ambicioso de sus propuestas, ayudados por algunos de los más interesantes músicos de sesión de UK. Barroco y con mucha tela que escarbar, posiblemente fue perjudicado comercialmente por una portada gris (no es que hayamos estado muy acertados por lo general en este aspecto, la verdad) y un single no demasiado representativo del resto del álbum (“¡A sudar!”). La colaboración en los textos de Antonio de la Rosa, que ya había empezado en “Clima raro”, comienza a hacerse notar más; musicalmente es el comienzo de una nueva etapa en directo, con Trevor Murrell (batería) y Alfonso Jiménez (coros y percusión). Al año siguiente la banda se amplía con la presencia “live” de Roberto Cantero, que desde entonces no ha dejado de acompañarnos.
En Equilibrio (1998)Un disco de parto difícil, sobre el que pesa la decepción que supuso el bajón de ventas de “Por ahora”. El proyecto inicial era un álbum de versiones (se suponía que una por cada año de carrera), pero luego descubrimos lo difícil de la tarea; posiblemente por un exceso de democracia. El caso es que es nuestro último disco con Rodrigo Rosado(también por motivos personales, aunque sin la acritud de nuestra ruptura con Ricardo) y se parece algo a “A tu alcance” en el sentido de que es un álbum de transición que apunta en varias direcciones, encontrando caminos en algunas (“Por ahí se va…”). Las versiones que se quedaron fueron las más latinas, seguramente debido a que no hacia falta traducir las letras. Ah, las letras, el eterno problema. ¡Cuánto nos cuesta sacarlas adelante! Cuando damos en el clavo tenemos temas redondos. En fin, creo que este disco nos quedó un poco frío, pero tiene, sin duda, canciones estupendas y nos rehabilitó comercialmente.
A partir de aquí, llegan los tiempos conflictivos de Danza: Antonio graba con su proyecto LA CARMEN (el CD “Qué”) como válvula de escape al cansancio acumulado tras estar tantos años trabajando con la misma gente. Tras esta experiencia, nuevos aires (brasileños, flamencos, electrónicos) inundan los nuevos temas que vamos haciendo. Nuestra idea es grabar un disco nuevo para finales del 2000, pero la compañía (fascinada por la maqueta de “Pero ahora…”) decide que guardemos para más adelante ésta y otras canciones y publicar un álbum recopilatorio, convencidos de que así tendrían dos éxitos en lugar de uno. Resultado: el disco, funcionando bien (¡disco de oro!) no alcanza la cifra de ventas que ellos esperaban. Yo siempre he pensado que hubiese sido mejor publicar primero “Efectos personales” y luego el recopilatorio, pero en fin…
Efectos Personales (2001)El disco de la discordia, el que ha dividido a los fans, el álbum “difícil”. Resumiendo… aunque la grabación de “Pero ahora…” había perdido gran parte de la magia que tenía en la demo, la compañía apostó por este tema y la verdad es que no gustó a los medios, acostumbrados a una banda más “alegre”. El disco había salido muy caro, y tras las primeras reacciones adversas se asustan, con el subsiguiente abandono de la promoción de un disco en el que ya no confiaban. Ha sido un significativo descenso en ventas que ha condicionado mucho la salida del último disco. Qué queréis que os diga: sin la perspectiva de tiempo suficiente, me sigue pareciendo un trabajo honesto en el que quisimos arriesgar contando una historia hilada que empieza muy triste, con una separación (“¿Cuánto, cuánto?”) y termina mucho más alegre, con el viaje (interior y exterior) como tema principal. Posiblemente carezca de canciones de gancho inmediato, pero es un álbum compacto también perjudicado por una portada y una producción (otra vez) inadecuadas. A redescubrir, si se le dedica tiempo.
Entre julio del 2001 y octubre del 2002 DANZA INVISIBLE ha pasado por sus peores momentos… en mitad de la gira del 2001 parte del equipo habitual de directo deja la banda, desanimados ante la falta de galas o quemados por los años de carretera; el bajón anímico por la mala acogida del disco hace que esta sea la peor gira, acrecentada por la deserción a la mitad de Alfonso Jiménez, apresuradamente sustituido por Luis Espinosa. Trevor también se irá al año siguiente. El principal dúo compositor (Antonioy un servidor) se disgrega en proyectos alternativos que ayuden a que corra brisa fresca e, inesperadamente… ¡bum!
Enésima vuelta de tuerca, renovación de los músicos de directo (con los ‘FULANO’: Coki Jiménez y Nando Hidalgo, junto al casi ya quinto Danza Invisible, Roberto) y, milagrosamente, salimos del fango (más mayores, más desengañados de la industria, asqueados de los tiempos que corren, pero con orgullo y ánimos renovados) para gritar :
¡PURA DANZA!
¡Que ustedes la disfruten!

© Festival WeekendBeach 2018. Torre del Mar. Málaga

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies