RUSOS BLANCOS

Rusos Blancos se formaron en Madrid en 2007. El origen de su nombre está en el cóctel que bebía el protagonista de la película “El gran Lebowski”.

Su música, a grandes rasgos, es pop, con vocación bailable. Se caracterizan por textos tan irónicos como sensibles, un tanto mordaces, que hieren, a veces, suavemente, explícitos pero siempre estimulantes, y todo ello, jalonado de un humor seco, casi estepario, pero humor al fin y al cabo. El desencanto, la inadaptación y la dependencia sexual poblaban los surcos de ‘Museo del Romanticismo’ (Intromúsica Records, 2017), el disco que les ha dado una segunda vida (que no venida ya que nunca se fueron) y nuevas oportunidades. En ‘Bailando hacia el desastre’ (Intromúsica Records, 2018) todo lo anteriormente relatado tiene su hueco, pero además, surgen nuevas máximas existenciales (el paso del tiempo) que son convertidas en preciosos textos por un Manu que crece como escritor a cada paso que da, como ya demostrara en ‘Tampoco nos hemos querido tanto’, canción estrella del EP editado en el otoño de 2017.

Su carrera discográfica debutó en 2011 con ‘Sí a todo’, un trabajo producido por Paco Loco, al igual que ‘Tiempo de nísperos’, su segundo álbum, y ‘Bailando hacia el desastre’, el cuarto. Solo ‘Museo del Romanticismo’, cuya producción corre a cargo de Joaquín Pascual, y los E.P. (‘Hijo único’ (2012), ‘Crocanti’ (2015) y ‘Algo viejo, algo nuevo, algo prestado’ (2017)), se han escapado de los oídos y las manos de Paco.

Después de varias idas y venidas, la formación que está defendiendo su propuesta reciente es la compuesta por Manu (voz), Laura (bajo), Betacam (teclados y programaciones), Iván (guitarras), Javier (guitarras) y Pablo (batería).

El último single digital extraído de Bailando hacia el desastre (Intromúsica Records | 2018), el disco que ahora presentamos, ha dejado el listón muy alto, aunque también nos ha hecho más llevadera la espera. Pero por fin está aquí. En formato digital y físico en cuidadas ediciones en Digipack con libreto de 12 páginas y vinilo de 12”.

Bailando hacia el desastre, es la continuación perfecta de Museo del Romanticismo (Intromúsica Records | 2016), con el permiso de Algo nuevo, algo viejo, algo prestado (Intromúsica Records | 2017), que fue excusa (o el intento) para romper con el amor romántico, que no con el amor. Que nadie se equivoque. El nuevo álbum es una colección de diez canciones de pop bailable mordaz e hiriente, en el que el amor vuelve a campar a sus anchas, con permiso del aburguesamiento, otra de las piedras angulares de su discurso. Grandes canciones marca de la casa, en las que las luminosas secuencias de acordes se dan la mano con naturalidad con las historias cotidianas cargadas de reflexiones y reproches que Manu describe con su habitual habilidad. Y parece que es ahí, en la contraposición, dónde Rusos Blancos dan lo mejor de sí mismos. Pero es que ya lo dice el título del álbum: se puede (¿o se debe?) bailar aunque el desastre sea inminente. 

Joaquín Pascual fue el responsable de darle lustre a producción de Museo del Romanticismo. Julio de la Rosa hizo lo propio con Algo nuevo, algo viejo, algo prestado. Para Bailando hacia el desastre  la banda madrileña ha vuelto a grabar con Paco Locoen El Puerto de Santa María. 

© Festival WeekendBeach 2019. Torre del Mar. Málaga

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies